jueves, 7 de enero de 2010

¿Qué es el Apadrinamiento?

ALCOHÓLICOS ANÓNIMOS comenzó con el apadrinamiento. Cuando Bill W., sobrio desde hacía pocos meses, estuvo aquejado de un fuerte impulso de beber, se le ocurrió esta idea: "necesitas a otro alcohólico con quien puedas hablar. Necesitas a otro alcohólico tanto como él te necesita a ti".
Encontró al Dr. Bob, que había estado esforzándose, desesperadamente y sin éxito, por dejar de beber; y de la necesidad que tenían en común, nació A.A. No se empleaba en aquellos días la palabra "padrino"; no se habían escrito los Doce Pasos. No obstante, Bill llevó el mensaje al Dr. Bob quien, a su vez, protegió su propia sobriedad apadrinando a otros muchos alcohólicos. Ambos co-fundadores descubrieron que al compartir, se podrían enriquecer inmensamente sus propias vidas sobrias.
¿Qué quiere decir A.A. con la palabra "apadrinamiento"? Para hacer socio de algunas organizaciones, hay que tener un padrino - una persona que responde por usted, le presenta como apto para ser miembro. Sin duda alguna, no es así en A.A. Cualquier persona que desea dejar de beber puede juntarse con nosotros.
En A.A. el padrino y el apadrinado se encuentran como iguales, lo mismo que se encontraron Bill W. y Dr. Bob. Esencialmente, el apadrinamiento se practica así: Un alcohólico que ha hecho algunos progresos en el programa de recuperación, comparte este experiencia de una forma continua y personal con otro alcohólico que está esforzándose por alcanzar o mantener la sobriedad por medio de A.A.
Cuando empezamos a asistir a reuniones de A.A., puede que estemos desorientados, que nos sintamos mal, inquietos. Aunque la gente en las reuniones responsable de buena gana a las preguntas que hacemos, se nos ocurren otras preguntas en el intervalo de una reunión a otra; descubrimos que necesitamos un apoyo íntimo y constante mientras empezamos a aprender a "vivir en sobriedad".
Así que escogemos a un miembro de A.A. con quien podemos sentirnos cómodos, una persona con quien podemos hablar abiertamente y con confianza, y le pedimos a esta persona que sea nuestro padrino.
Sea usted un principiante que se preocupa por "molestar" a alguien, o un miembro que tiene alguna experiencia en A.A., que ha estado tratando de hacerlo solo, el apadrinamiento es suyo sólo con pedirlo. Le exhortamos: No se entretenga. Los alcohólicos recuperados en A.A. quieren compartir lo que han aprendido con otros alcohólicos. Por experiencia sabemos que nuestra propia sobriedad se fortalece cuando la entregamos a otro.
El apadrinamiento puede significar también la responsabilidad que tiene el grupo, en su totalidad, de ayudar al principiante. Hoy en día, cada vez más alcohólicos llegan a su primera reunión de A.A. sin haber tenido ningún contacto con A.A. No han llamado a ningún intergrupo local y oficina central de A.A.; ningún miembro les ha hecho una visita de Paso Doce. Así que, especialmente para los principiantes de este tipo, los grupos de A.A. admiten la necesidad de prestar, de alguna manera, la ayuda del apadrinamiento. En muchos grupos de éxito, el apadrinamiento es una de las más importantes actividades organizadas de sus miembros.
La responsabilidad de apadrinamiento no está fijada; es informal. Sin embargo, es una parte esencial de enfoque de A.A. sobre la recuperación por medio de los Doce Pasos.
Esperamos que este folleto conteste a algunas preguntas que se hacen frecuentemente sobre el apadrinamiento - un camino, por así decirlo, de doble dirección - las preguntas de los que buscan a un padrino, de los miembros que quieren compartir su sobriedad por medio del apadrinamiento, y de los grupos que desean desarrollar la actividad del apadrinamiento.
Para la Persona que Busca un Padrino
¿En qué se diferencia el apadrinamiento de las visitas del Paso Doce?
Una visita de Paso Doce - visitar a un alcohólico que ha solicitado ayuda y hablar del programa de A.A. con él o ella - puede resultar en el comienzo del apadrinamiento, pero, en sí misma, no es necesariamente apadrinamiento.
El apadrinamiento, que se caracteriza por un interés continuo por otro alcohólico, a menudo se desarrolla cuando la segunda persona quiere ser secundada, admite que tiene un problema con la bebida y se resuelve a tratar de librarse de la trampa.
El apadrinamiento es un trabajo de Paso Doce, pero también es una responsabilidad continua de ayudar al principiante a adaptarse a un modo de vivir sin alcohol.
¿Cómo ayuda el apadrinamiento al principiante?
Le asegura que hay, por lo menos, una persona que comprende perfectamente la situación y que se comprende perfectamente la situación y que se preocupa - una persona a quien puede recurrir, sin tener vergüenza, cuando se plantean preguntas o problemas referentes al alcoholismo. Cuando un principiante necesita más un amigo compasivo y comprensivo, el apadrinamiento se lo da. El apadrinamiento sirve también de puente que le hace posible al principiante conocer a otros alcohólicos en su grupo de origen y en otros grupos que puede visitar.
¿Cómo se debe escoger a un padrino?
Como todo en A.A., el sistema de emparejar un recién llegado con un padrino es informal. A menudo, el principiante simplemente aborda a un miembro más experimentado, que le parece compatible, y le pide que sea su padrino. La mayoría de los A.As. se alegran de recibir tal solicitud.
Un viejo refrán de A.A. dice: "Quédese con los ganadores". Es lógico buscar el compartir de experiencia con un miembro que, según parece, está realizando con éxito el programa de A.A. en su vida cotidiana. No hay reglamentos específicos, pero probablemente, para ser buen padrino, uno debe haberse mantenido sobrio un año por lo menos - y debe parecer que está disfrutando de la sobriedad.
¿Deben el padrino y el principiante ser tan parecidos como sea posible?
Frecuentemente, un principiante se siente más cómodo con un padrino que ha tenido experiencias parecidas y que se interesa por cosas parecidas - si el principiante es médico, otro médico; si es ama de casa, otra ama de casa; u otro practicante, otro agnóstico, otra persona de origen irlandés y otra persona de color. No obstante, muchos miembros de A.A. dicen que a ellos les han ayudado mucho los padrinos que eran completamente distintos de ellos mismos; posiblemente, es porque así se puede enfocar la atención en las cosas más importantes que todo padrino y recién llegado tienen en común: el alcoholismo y la recuperación en A.A.
La experiencia de A.A. sugiere que es mejor si los hombres apadrinan a los hombres, las mujeres a las mujeres. Esta costumbre facilita usualmente y acelera la comprensión y disminuye la posibilidad de que las emociones le distraigan al principiante del objetivo de A.A.

¿Qué debe esperar un principiante de un padrino?

El padrino de A.A. no suministra los servicios que ofrecen los asistentes sociales, los médicos, las enfermeras o los consejeros matrimoniales. Un padrino es únicamente un alcohólico sobrio que ayuda al principiante a resolver un solo problema: ¿cómo mantenerse sobrio?
Y no es una formación profesional lo que permite al padrino poder prestar ayuda - es simplemente la experiencia personal y la observación. Antes, el padrino fue, él mismo, un principiante y se ha esforzado por utilizar el programa de A.A. para enfrentarse con problemas parecidos a los que tiene el principiante ahora.
¿Es necesario que el principiante esté de acuerdo con todo lo que dice el padrino?
Si las ideas del padrino le parecen al principiante raras o confusas, más vale que lo diga y que le haga preguntas. La relación que tienen debe permitir que hablen, el uno con el otro, con toda franqueza.
Es sencillo el programa de A.A., pero, al principio, a muchos de nosotros no nos lo pareció. A menudo, aprendimos haciendo preguntas, en reuniones cerradas o, especialmente, en conversaciones con nuestro padrino.
¿Y si el padrino no está disponible cuando se le necesite?
Es el programa de A.A. entero - no el padrino del individuo - lo que mantiene la sobriedad del recién llegado. El apadrinamiento es sencillamente el modo más eficaz que conocemos de iniciar al principiante en el programa.
De manera que disponemos de otros recursos cuando no podemos ponernos en contracto con nuestro padrino. Podemos llamar por teléfono a otros miembros; asistir a una reunión de A.A.; llamar o visitar a la oficina de A.A. o la sala de reunión para los alcohólicos sobrios más cercana; leer la literatura de A.A. para encontrar soluciones a casi todo problema que nos confunda de momento.
¿Puede un principiante tener más de un padrino?
Por supuesto que sí. En realidad, un buen padrino procura que el principiante conozca a muchos miembros experimentados tan pronto como sea posible. El principiante que tiene más de un padrino participa en una gran variedad de experiencias y se entera de muchas maneras diversas de hacer uso del programa de A.A. Además, se puede evitar la crisis mencionada en la pregunta anterior - es poco probable que dos o más padrinos no estén disponibles al mismo tiempo.
¿Puede un principiante cambiar de padrino?
Otra vez, la respuesta es sí. Siempre somos libres de elegir a otro padrino con quien nos sentimos más cómodos, especialmente si creemos que este miembro nos va a ayudar más a desarrollarnos en A.A.
Si un principiante ha sido tratado y adoctrinado en un programa de alcoholismo fuera de A.A.,
¿Necesitará todavía un padrino en A.A.?

¿Se debe abordar este caso de una manera especial?
Los programas para el alcoholismo del gobierno, de la industria y de otras agencias envían más y más alcohólicos a A.A. Estos principiantes usualmente vienen a nosotros en un estado físico de sobriedad, habiendo llegado a una etapa más avanzada de recuperación que la de los principiantes temblorosos del pasado. Ya han sido desintoxicados y han superado el impulso físico de beber. Pero puede que subsiste la obsesión mental por el alcohol y, según creen la mayoría de los grupos A.A. que han recibido principalmente de esta índole, el apadrinamiento debe ser efectuado tan pronto como sea posible, para ayudar al principiante a superar dicha obsesión.
Puede ser que el principiante ya se haya enterado de algunos datos médicos sobre la enfermedad del alcoholismo. Pero, como lo vemos nosotros, enteramente del alcoholismo en un escenario institucional es algo distinto de llevar la vida de un alcohólico sobrio en un mundo donde la gente bebe. El padrino está listo para compartir la experiencia que ayuda al principiante a hacer frente a esta situación.
Enterarse del programa de A.A. no es lo mismo que vivirlo. Es probable que el principiante se haya enterado de algunos datos sobre el alcoholismo - pero no ha tenido ninguna experiencia de hacer uso de A.A., como programa continuo para mantener la sobriedad. Otra vez, la experiencia personal del padrino puede facilitar que el principiante se instruya en aplicar los principios de A.A. en su vida cotidiana, lo mismo que hace todo principiante que llega a la puerta de A.A. en busca de ayuda.
¿Puede ser demasiado tarde para buscar un padrino?
No. Incluso los que han sido miembros de la Comunidad desde hace muchos años descubren que encontrar un buen padrino., hablar francamente y escuchar, pueden abrir, como nunca, las posibilidades del programa.
El apadrinamiento puede ser la solución para la persona que ha podido alcanzar la sobriedad solamente a intervalos. Quizás este individuo haya estado tratando con gente que se queda al margen de la Comunidad, que asiste a las reuniones de una manera casual, pero no ha dado, con toda sinceridad, el Primer Paso. Esto puede incitarle a dudar de su propio alcoholismo. O puede que el miembro se asocie con gente que recae reiteradas veces. Claro que es imposible aprender de ellos lo que ellos no han aprendido. A una persona como tal, un padrino que tiene una buena base en la sobriedad en A.A. puede darle lo que necesita para cambiar de conducta.
Aunque nos hemos mantenidos sobrios durante muchos años, frecuentemente nos podemos beneficiar de pedir a un amigo de A.A. que sea nuestro padrino. Quizás nos sintamos descontentos o estemos sufriendo emocionalmente porque nos hemos olvidado de que el programa de A.A. nos ofrece un nuevo modo de vivir y no sólo la posibilidad de liberarnos del alcohol. Con la ayuda de un padrino, podemos utilizar el programa de A.A. al máximo, cambiar de actitud, y, mientras lo hacemos, lograr gozar completamente de nuestra sobriedad.
Para la Persona que quiere ser Padrino
¿Cómo ayuda el apadrinamiento al padrino?
>El apadrinamiento fortalece la sobriedad del miembro más antiguo. El compartir la sobriedad le hace más fácil al miembro de vivir sin alcohol. Al ayudar a otros, los alcohólicos descubren que se ayudan a ellos mismos.
El apadrinamiento ofrece también la satisfacción que se deriva de asumir la responsabilidad de otra persona. Satisface una necesidad que tienen la mayoría de los seres humanos de ayudar a otros a salvar dificultades.
¿Puede cualquier miembro ser padrino?
No hay una clase o casta superior de padrinos en A.A. Todo miembro puede ayudar al principiante a enfrentarse con la vida sin recurrir al alcohol de ninguna forma.
En la mayoría de los casos, la costumbre de A.A. sugiere una sola limitación, ya mencionada en la página 8: Si el grupo es bastante grande como para permitirlo, el padrino y el principiante deben ser del mismo sexo. Desde ambos puntos de vista, los motivos son iguales: nosotros los miembros de A.A., no importa cuanto tiempo nos hayamos mantenido sobrios, seguimos siendo seres humanos en todo, estando sujetos a emociones que nos pueden desviar de nuestro "objetivo primordial".
¿Cuándo está listo un miembro para la responsabilidad de apadrinamiento?
Los padrinos que han tenido el mayor éxito son los hombres y mujeres que han sido miembros durante un tiempo bastante largo para que tengan una comprensión del programa de recuperación sugerido, resumido por los Doce Pasos. El miembro que se ha mantenido sobrio durante meses o años, usualmente - pero no siempre - puede trabajar más eficazmente con los principiantes que el miembro que ha participado en el programa solamente unas semanas. Por eso, la duración de la sobriedad es un factor, pero no es el único factor, para el apadrinamiento de éxito. De igual importancia son la capacidad de comprensión y de paciencia del individuo, la voluntad para dedicar sus esfuerzos y su tiempo a ayudar a los principiantes, y el ejemplo que da como representante de A.A. puesto en práctica.

¿Qué hace un padrino?

Un padrino hace todo lo posible, dentro de los límites de sus conocimientos y su experiencia personal, para ayudar al principiante a alcanzar y mantener la sobriedad por medio del programa de A.A.
° Muestra con su conducta actual y con su historia de bebedor, lo que el programa de A.A. ha significado para él.
Anima al principiante a asistir a distintos tipos de reuniones de A.A. - y le ayuda a hacerlo - para que pueda enterarse de diversos puntos de vista e interpretaciones del programa de A.A.
Sugiere que el principiante tenga amplitud de ideas referentes a A.A., si éste no está seguro, al principio, de que sea o no sea alcohólico.
Nunca hace un inventario del principiante, salvo que se le pida.
Presenta al principiante a otros miembros, especialmente aquellos que tienen con él alguna afinidad profesional o social.
Procura que el principiante conozca las publicaciones de A.A., en particular el Libro Grande, Doce Pasos y Doce Tradiciones, Como Lo Ve Bill, Viviendo Sobrio, y los folletos apropiados (véase página 31).
Está a la disposición del principiante cuando éste tenga problemas especiales.
Analiza el sentido de los Doce Pasos, y destaca su significación.°Nunca intenta imponer sus propias ideas al principiante.
Un buen padrino que es ateo no intenta persuadir a un principiante religioso a que renuncie a la fe. tampoco discute un padrino religiosos los asuntos teológicos con un principiante agnóstico.
Insta al principiante a que participe en las actividades del grupo tan pronto como sea posible.
Inculca al principiante la importancia de todas nuestras Tradiciones.
No pretende saber todas las soluciones. No hace como si siempre tuviera razón.
Se esfuerza por dar al principiante una visión general del ámbito de A.A., fuera del grupo mismo, y llama la atención del principiante sobre la literatura de A.A. que trata de la historia de la Comunidad, los Tres Legados, la estructura de servicio, y la disponibilidad de A.A. en todas partes del mundo - dondequiera que vaya el principiante.
°Explica el programa a los parientes del alcohólico, si le parece útil hacerlo, y les habla de los Grupos Familiares de Al-Anon y de Alateen.
°No duda en ayudar al principiante a obtener la ayuda profesional (médica, jurídica, ocupacional), que A.A. no le puede suministrar, si es necesario.
°Sin vacilar, dice, "no se" cuando no sabe, y ayuda al principiante a buscar una buena fuente de información.
°Finalmente, el padrino anima al principiante a trabajar con otros alcohólicos tan pronto como sea posible, y, a veces, empieza llevándose al principiante a las visitas de Paso Doce que hace.
En todo su trabajo como un principiante, el padrino subraya el hecho de que lo importante es el programa de recuperación de A.A. - y no la personalidad o la posición del padrino. De esta manera, el principiante llega a contar, en primer lugar, con el apoyo del programa y no con el del padrino. El padrino que ha puesto el programa en primer lugar, no se sentirá ofendido si el principiante decide cambiar de padrino o recurrir a otros AAs para consejo suplementario.

¿Existe una sola manera, "mejor que todas", de apadrinar a un principiante?

La respuesta es no. Todos los miembros son libres de poner el apadrinamiento en práctica según les sugieran sus propias experiencias y personalidades. Frente a los principiantes, algunos padrinos toman una postura más o menos brusca de "Lo toma o lo deja". Otros muestran gran paciencia e interés por la gente que apadrinan. Otros son algo informales, dejando que los principiantes tomen la iniciativa en hacer preguntas o buscar ayuda en situaciones especiales.
Cada estilo a veces tiene éxito, a veces falla. El padrino tiene que determinar cuál va a adoptar, según cada caso. El padrino veterano reconoce el valor de ser flexible; no cuenta con un solo método y a veces probará varios métodos distintos con una sola persona.

¿Cómo pude el padrino explicar el programa de A.A.?
El padrino explicará el programa de A.A. de la manera que sea más natural para él, y que más facilite que el principiante lo comprenda. La experiencia indica que, usualmente, el principiante no puede asimilar el programa de A.A. entero en el plazo de los primeros meses. Aquí, por supuesto, es oportuno el refrán: Para pies diminutos, pasos cortos.
Muchos padrinos no dejan de decir al recién llegado que A.A. tiene un objetivo primordial - ayudarles a los dos a no tomar la primera copa. Recuerdan al principiante que el Primer Paso - admite que uno tiene un problema - es una parte clave de la recuperación.
Dichos padrinos recuerdan al principiante que A.A. ofrece un programa práctico que ya ha ayudado a más de un millón de hombres y mujeres. Indican que, al enfrentarse con el alcoholismo como problema personal, hay que ser receptivo; y poner de relieve el hecho de que sólo el principiante puede decidir si es alcohólico, y si A.A. puede ayudarle.
Casi todos los miembros que trabajan con principiantes ven el programa desde el punto de vista de su propia experiencia. Dicen al nuevo miembro que nadie es portavoz de A.A. y que cada miembro es perfectamente libre de formarse una idea propia del programa.
Algunos padrinos hablan del programa de una manera más espiritual que otros. Pero casi todos se refieren a la fuente de fortaleza que se encuentra en "un Poder superior a nosotros". Otra vez, indican al principiante que es él quien determina el sentido de la frase. Expresa una idea que los individuos de diversas religiones - así como aquellos que no tienen ninguna en particular - pueden aceptar, y aceptan en armonía total.

¿Debe un padrino aconsejar la hospitalización?

Aunque un número creciente de principiantes vienen a A.A. inmediatamente después de salir de un hospital o centro de tratamiento, la mayoría (del 50 hasta el 75 por ciento, según los estudios) llegan a nuestra puerta como siempre han llegado los principiantes: aún beben y desean dejarlo, o acaban de dejarlo haciéndolo solo. Mucha de esta gente puede soportar las dificultades de los primeros días de la sobriedad sin hospitalizarse; pero algunas personas están en mal estado físico. Puede que una estancia corta en el hospital para desintoxicarse sea aconsejable; o puedo ser conveniente una estancia más larga en una casa de reposo para recuperarse tranquilamente.
Lo importante es recordar que la hospitalización no es una parte del programa de A.A., y que el médico, no el padrino, debe decidir si es necesaria. Los padrinos experimentados tienen cuidado de no hacer de médicos suplentes al tratar de cualquier aspecto del alcoholismo.
Con el aumento de instalaciones hospitalarias abiertas a los alcohólicos, algunos padrinos se inclinan a recomendar la hospitalización a casi todos los principiantes. Pero muchos de nosotros, aunque estábamos en mal estado físico cuando llegamos, nos recuperamos sin recurrir a un hospital o un centro de desintoxicación. Para algunas personas es esencial la hospitalización, para otras no.
A.A. no tiene y no dirige ninguna instalación hospitalaria o casa de convalecencia. En algunas áreas se ha convenido en que los hospitales reserven sitio para pacientes enviados por una oficina central o de intergrupo de A.A. En otras áreas, individuos familiarizados con el programa de A.A., han abierto casas o haciendas de reposo. Cuando examinan la posibilidad de hacer uso de instalaciones de este tipo, el alcohólico, su familia y su médico deben entender que la hospitalización, por muy útil que sea en muchos casos, no es una parte del programa de A.A.
Un veterano A.A. nos ofrece esta advertencia: La hospitalización u otra asistencia profesional "no disminuye de ninguna manera la responsabilidad que tiene el A.A. de llevar el mensaje lo mejor posible y de suministrar eficazmente el apadrinamiento. No es una práctica buena de A.A. cargar a otros la obligación a cuidar a un alcohólico, simplemente porque no tenemos bastante tiempo, o porque el alcohólico es molesto o exigente. La mayoría de nosotros recuerdan con gratitud la paciencia duradera y la bondad que los miembros más antiguos tuvieron con nosotros cuando nosotros éramos principiantes".
¿Cómo puede un padrino trabajar con la familia de un alcohólico?
El padrino puede explicar el programa al marido, a la mujer o a un pariente y decirles que la mayoría de los miembros han encontrado más fácil vivir sin alcohol cuando sus parientes han tomado interés en A.A., cuando se han informado sobre la literatura de A.A. y han asistido a las reuniones abiertas de un grupo cercano.
Se puede decir a la familia que el alcohólico necesita compasión y comprensión, especialmente durante los primeros días de la sobriedad - pero no debe ser mimado ni tratado con guante blanco simplemente porque él o ella vive de una manera normal, quizás por primera vez en su vida de adulto. Ni tratado como héroe o heroína porque no bebe.
En general, el padrino puede ayudar a la familia del alcohólico a darle la mayor oportunidad de tener éxito en A.A., y puede aconsejar a la familia que no esperen demasiado, muy pronto, del alcohólico que se recupera.
En algunos casos, las relaciones familiares y matrimoniales han degenerado mucho como resultado de la conducta del alcohólico cuando bebía. En esta situación, el padrino de debe hacer de consejero matrimonial profesional. No obstante, muchos matrimonios que estuvieron en peligro han sido salvados, una vez que el problema principal del alcoholismo ha sido controlado. El padrino puede indicar este hecho.
También, el padrino querrá que la familia se entere de los Grupos Familiares de Al-Anon y de Alateen, compuestos de parientes y amigos de alcohólicos - alcohólicos que sean o no sean miembros de A.A.
El programa de Al-Anon es similar al de A.A., pero Al-Anon es una comunidad completamente separada. Ayuda a los parientes de alcohólicos a comprender la enfermedad y los efectos que tiene en la vida familiar. En Alateen - una parte de Al-Anon - los adolescentes que tienen padres alcohólicos comparten sus experiencias. Grupos locales de Al-Anon y de Alateen se reúnen regularmente en muchos lugares; frecuentemente, se puede buscar el número de Al-Anon en la guía de teléfonos.
Se puede obtener información sobre las reuniones y publicaciones de Al-Anon escribiendo a P.O. Box 862, Midton Station, New York, NY 10018-0862.
¿Debe un padrino prestar dinero a un principiante?
Esta es, por supuesto, una cuestión que el individuo, según su propio juicio, debe resolver. Está implicado el hecho básico de que A.A. tiene un solo objetivo: ayudar a los alcohólicos con su problema con la bebida. A.A. no es una sociedad filantrópica, ni una agencia de colocaciones.
El dinero, o la carencia del dinero, nunca ha sido un factor esencial de la capacidad de una persona para lograr la sobriedad en A.A.
El padrino que presta dinero a un principiante, lo hace por su cuenta y riesgo; y puede que, haciéndolo, incluso retrase el progreso del principiante hacia la sobriedad. Esto no quiere decir que el padrino no debe hacer voluntariamente un regalo pequeño a un principiante, si le parece que dicho regalo le ayuda a alcanzar la sobriedad. (Si después de unos días, se devuelve el dinero, tanto mejor, puesto que el padrino no lo consideró un préstamo). Lo que quiere decir es que el principiante que recurre a A.A. buscando dinero, ropa o seguridad de empleo, se equivoca de camino. A.A. tiene algo mucho más importante que ofrecer: la sobriedad.
Las agencias profesionales pueden prestar ayuda de otro tipo si se necesita. Pero muchos alcohólicos, al llegar la sobriedad, pueden solucionar sus propios problemas, familiares, jurídicos o profesionales.

¿Debe un padrino interceder cerca de un patrón?

Es posible que, al llegar a A.A., un alcohólico ya ha perdido su empleo o puede estar en peligro de perderlo. Si tiene un trabajo, puede que su patrón no esté informado sobre los alcohólicos y que sepa poco o nada de A.A.
La cuestión de si un padrino debe interceder para preservar el empleo de otro alcohólico depende de las circunstancias particulares del caso. Una cantidad sorprendente de patrones deseosos de que trabajadores competentes recuperen la eficacia máxima, reciben bien la noticia de que un empleado ha recurrido a A.A., y se interesan por conocer mejor el programa de recuperación. Para familiarizar a los patrones con la ayuda que A.A. puede ofrecer, se ha preparado un folleto informativo, "A.A. y los Programas de Asistencia a los Empleados".
¿Puede un padrino ser demasiado duro?
A algunos padrinos, les parece justo ser algo bruscos con el principiante. Describen el programa de A.A. tal como lo entienden. Explican lo que el programa ha significado para ellos. Indican que no hay ningún remedio conocido para el alcoholismo, pero que puede ser controlado.
Después de haber hecho estas cosas, dejan que el principiante dé el próximo paso. Si el alcohólico que aún bebe no llega inmediatamente a la decisión de hacerse miembro de A.A., este tipo de padrino no sigue interfiriendo.
Esta manera de actuar no es completamente sin compasión. Muchos alcohólicos respetan este enfoque y lo reconocen como un esfuerzo por ser totalmente objetivo referente a A.A., para evitar la emoción.
El programa de A.A. está basado en ciertos principios comprobados que un principiante no puede ignorar sin riesgo. El apadrinamiento duro destaca este hecho y usualmente funciona bien para convencer al principiante. La mayoría de los A.As., sin embargo, reconocen que la firmeza exagerada pude desconcertar al principiante. Debe suavizarla con compasión y comprensión.
¿Puede un padrino ser demasiado protector?
Puede ser que algunos padrinos, deseosos de ayudar al principiante a alcanzar la sobriedad, tiendan a ser demasiado protectores. Se preocupan demasiado por la gente que apadrinan y tienden a colmarles de atenciones. Al actuar así, corren el riesgo de hacer que el principiante sea dependiente de un miembro individual, más que del programa de A.A. Los padrinos más eficaces se dan cuenta de que los alcohólicos que se hacen miembros de A.A. eventualmente tendrán que volar con sus propias alas y llegar a tomar sus propias decisiones. No es lo mismo ayudar a alguien a ponerse de pie que insistir en mantenerlo en pie después.
Otro peligro de ser demasiado protector es que puede molestar al principiante, hasta que se resienta de los esfuerzos por ayudarle - y manifieste el resentimiento volviendo la espalda a A.A.

¿Puede un padrino ser demasiado casual?

Algunos padrinos prefieren tomar una postura casual hacia los principiantes con quienes trabajan. Por ejemplo, de buena gana pasan tiempo con el principiante que se lo pide; pero, rara vez se toman la molestia de visitarle entre las reuniones o de ayudarle a ir a las reuniones.
En realidad, algunos principiantes prosperan cuando se deja que se las arreglen solos. Pero puede que haya algo de peligro en esta actitud: Un principiante tímido o reservado puede deducir que el grupo y el padrino no se interesan en ayudarle.
Muchos miembros actuales dicen que, después de su primer contacto con A.A., habían tardado meses o años en comprometerse al programa, simplemente porque se les había permitido alejarse del grupo. Una cantidad creciente de grupos tratan de evitar este problema estableciendo un programa por medio del cual se mantiene contacto con el principiante por unas semanas o unos meses después de que él aborda al grupo por primera vez (véase páginas 24-25).

¿Cómo puede un padrino tratar a un principiante que
depende demasiado de él?

Durante los primeros días de la sobriedad, a veces un principiante tiene tanto miedo o está tan desorientado - o tan borroso de ideas y débil físicamente - que hay que llevarle a cada reunión y ayudarle a tomar decisiones. Pero, depender del padrino en esta forma total después de los primeros días de la recuperación, puede perjudicar a ambas personas. Ya se ha hecho observar que nos mantenemos sobrios confiándonos en el programa, no es un solo miembro; entonces, en esta situación, se disminuye la probabilidad de que el principiante tenga éxito. Y el padrino puede sentirse acosado por las peticiones incesantes, o halagado y, por eso, dejar que se envanezca peligrosamente.
¿Cómo se puede resolver este problema sin desanimar al principiante? Según cabe suponer, el padrino ha estado procurando que el principiante conozca a muchos otros miembros de A.A. Es hora, quizás, de que redoble sus esfuerzos para buscar a gente que sea especialmente agradable. Si falla esta táctica discreta, algunos padrinos ensayan otra más franca: hablan del problema con el principiante. Y si incluso esto no da resultado, puede que la mejor solución sea que el padrino diga, con firmeza y amabilidad, que, de aquí en adelante, él o ella no estará disponible cuando quiera que lo desee el principiante; pero que se mantendrá en contracto con él, llamándole por teléfono de vez en cuando.
Ahora le toca al principiante actuar. Una solución es buscar otro padrino. O puede ser que el principiante, sin darse cuenta, haya cobrado bastante fortaleza espiritual como para avanzar a la próxima etapa, sustituir el apadrinamiento por otros tipos de amistades en A.A., realizar el programa de su propia manera, y asumir la responsabilidad de sí mismo en la vida cotidiana.

¿Cómo pude un padrino trabajar con un principiante que rechaza la ayuda?

En este caso, el padrino no puede hacer mucho, además de asegurar al principiante que le ayudará de buena gana, cuando lo necesite. A veces, es aconsejable presentar al principiante a un miembro de A.A. que tiene más afinidad profesional o personal con él. El apadrinamiento es una empresa flexible, y los buenos padrinos son, ellos mismos, flexibles cuando trabajan con gente nueva. Tan equivocado es obligar a uno a aceptar ayuda como negarse a dar ayuda cuando un principiante la pide.

¿Qué pueden hacer los padrinos cuando los principiantes rechazan el "aspecto espiritual" del programa?

Ante todo, podemos calmarnos y considerar que el apadrinamiento no significa imponer a los principiantes una sola interpretación de A.A. la mayoría de los hombres y mujeres que han sido miembros de A.A. más de unos pocos meses reconocen que el programa está basado en principios espirituales. Al mismo tiempo, se dan cuenta de que algunos alcohólicos han podido alcanzar y mantener la sobriedad sin creer en ningún Poder Superior personal.
Tal vez el padrino debe señalar la diferencia entre las palabras "espiritual" y "religioso". Como dice nuestro Preámbulo, A.A. no está afiliada a ninguna secta religiosa y no se exige ninguna creencia religiosa para ser miembro - sólo un deseo de dejar de beber. Por otro lado, la ayuda que nuestro programa ofrece no es ni material n física; no ofrecemos dinero o medicamentos - solamente ideas y el amor A.A. de un alcohólico por otro. En este sentido, se puede decir que el programa entero, y no sólo un "aspecto" de él, es "espiritual", y casi todo principiante puede aceptar un concepto definido con tanta amplitud.

¿Cómo debe un padrino tratar las recaídas?

Puede ser muy desalentador trabajar con un principiante que logra la sobriedad por un tiempo y luego recaer y empieza a beber de nuevo. Puede ser una situación difícil y delicada para el padrino y el principiante. Puede que el padrino tenga la tendencia a considerar al principiante ingrato o incluso a dejarlo por imposible. Ahora, nosotros los padrinos tenemos que analizar nuestras propias actitudes y seguir un rumbo intermedio entre la crítica dura, que sólo haría aumentar el remordimiento del principiante, y la compasión sensiblera que aumentaría su lástima por sí mismo.
Por supuesto, el principiante puede estar aún más desanimado y confuso, y encontrar muy difícil volver al padrino y al grupo para empezar de nuevo. (Por eso, les parece de gran importancia a muchos padrinos tomar la iniciativa y llamar al principiante). Para asegurar que el regreso sea, en realidad, una oportunidad de empezar de nuevo, pude ser aconsejable evitar, en este momento, una autopsia de la causa del "desliz". Más bien, el padrino puede ayudar al principiante a orientarse hacia la sencillez del Primer Paso y la importancia primordial de no acercarse a la primera copa, hoy mismo.
Más tarde, es posible que el principiante desee analizar las actitudes que, tal vez, condujeran al desliz, par protegerse contra una posible repetición. Otra vez, el papel del padrino varía según las personalidades de los individuos interesados. Si el padrino se diera cuenta de antemano del peligro, el principiante podría decirle, "Si tú me hubieras dicho . . .," pero otra persona puede rebelarse por haber sido "vigilado".
Considerado de una manera realista, el desliz puede convertirse en una experiencia instructiva para el principiante tanto como para el padrino. Para el padrino puede servir de impulso hacia la humildad, una advertencia de que una persona no puede mantener sobria a otra y que el Paso Doce dice, ". . .tratamos de llevar este mensaje. . ."
A los principiantes que vuelvan, los padrinos buenos les acentúan ante todo el hecho de que la gente que ha recaído sigue siendo bienvenida a A.A. El éxito de la actividad del apadrinamiento se deriva, en gran parte, de la comprensión y del amor que el individuo y el grupo ofrecen al principiante que puede haber recaído una vez, o algunas veces, aunque se ha esforzado con toda sinceridad por realizar el programa.

¿Puede un miembro apadrinar al mismo tiempo a más de un principiante?

Los miembros de A.A. difieren en su entusiasmo por el trabajo de apadrinamiento, en su capacidad de hacerlo, y en la cantidad de tiempo que puedan dedicarle. Los miembros que desean y pueden apadrinar varios principiantes, no deben ser disuadidos. A la vez, se cebe tener conciencia del hecho de que el apadrinamiento es, en cierto sentido, un privilegio, que debe ser compartido por tantos miembros como sea posible, y que ayuda a todos los miembros como sea posible, y que ayuda a todos los miembros a fortalecer su sobriedad.
Además, los miembros que hacen demasiado el trabajo del apadrinamiento, pueden formarse ideas exageradas de sus propias capacidades, e incluso pueden poner su propia sobriedad en peligro. Como lo es en muchas fases de A.A., la mejor guía es el sentido común.

¿Cuándo y cómo debe el padrino "dejar marchar" al principiante?

La mayoría de las veces, la relación no se termina en un punto definido. Sin discusión, se transforma gradualmente según el principiante se desarrolla en A.A. Un padrino prudente se alegra cuando un miembro nuevo empieza a tomar la iniciativa para extender el círculo de sus amigos, haciéndose un miembro activo del grupo y acogiendo a los últimos recién llegados.
La relación padrino-principiante venturosa es un vínculo especial, el cual ambos recuerdan con gratitud, incluso cuando ya no son íntimos. Pero puede convertirse en una amistad duradera, y cuando lo es, se ha oído decir a los dos compañeros: "Ahora nos apadrinamos el uno al otro".
Para los Grupos que planifican actividades del apadrinamiento

¿Cómo ayuda el apadrinamiento al grupo?

El objetivo primordial de un grupo de A.A. es llevar el mensaje del programa de recuperación a los alcohólicos que quieren y solicitan ayuda. Las reuniones del grupo son un método para lograr esto. Otro es el apadrinamiento.
En algunos grupos, la idea del apadrinamiento se amplía hasta incluir el trabajo con alcohólicos en lugares cercanos y, por medio de un intercambio de cartas, con Miembros Solitarios e Internacionalistas (los A.A. marineros).
Los programas activos del apadrinamiento recuerdan a todos los miembros el objetivo primordial del grupo. Sirven para unir el grupo, haciendo que los miembros se atengan al principio "hagan primero lo primero".
¿Qué procedimientos puede establecer un grupo para apadrinar
a nuevos miembros?

Es probable que la actividad del apadrinamiento cuidadosamente planificada dentro del grupo, tenga mayor éxito que el apadrinamiento que se deja al azar.
Un modelo típico del apadrinamiento planificado dentro de un grupo local puede incluir las siguientes actividades:
° Un comité de apadrinamiento o un comité del Paso Doce que se reúne regularmente, los miembros del cual alternan frecuentemente. Si hay una oficina central o de ínter grupo que mantiene una lista de los grupos locales y de miembros disponibles para hacer visitas de Paso Doce, dicho comité puede averiguar si hay bastantes miembros inscritos en la lista como para cumplir sus responsabilidades.
° Reuniones regulares de principiantes (que se llaman también reuniones de recién llegados) - particularmente en las ciudades más grandes, en donde hay muchos principiantes. Un Paquete para Reuniones de Principiantes está disponible en la G.S.O.
° La asignación regular a miembros de la fundación de acoger a principiantes en las reuniones y presentarles a todos. En grupos grandes, los miembros del comité de hospitalidad pueden ponerse distintivos, para facilitar que los principiantes los reconozcan. En grupos más pequeños, el secretario simplemente puede pedir a los principiantes que se presenten después de la reunión para que puedan ser presentados a los demás miembros.
Otro anuncio sugerido: "Si alguien aquí no tiene padrino y quiere tener uno, debe dirigirse al secretario, quien tomará medidas para conseguirle un padrino interino". Según los miembros, en grupos donde se sigue esta práctica, sirve para recordar al grupo el valor de apadrinar y ser apadrinado.
° Discusiones de los problemas y las oportunidades del apadrinamiento, durante las reuniones cerradas. Algunos grupos celebran reuniones especialmente para tener discusiones de esta índole.
° Una lista de nombres, direcciones y número de teléfono de los principiantes (que quieren dar esta información), en la cual se anota el padrino o los padrinos de cada uno.
° Una exposición de mesa de publicaciones aprobadas por la Conferencia que trata de la recuperación (este folleto inclusive).
° El examen de la lista de principiantes por el comité directivo (o el comité de apadrinamiento o de Paso Doce) - seguidos por otras actividades cuando sean necesarias.
° Un estudio del Capítulo 7 del Libro Grande ("Trabajando con los Demás").
° Un método regular, realizado por el secretario del comité de apadrinamiento, de acoger a principiantes que acaban de salir de instituciones, centros de tratamiento o casas de transición. Por ejemplo, el secretario de un grupo en una prisión puede informar al secretario del mencionado comité que un individuo, que acaba de ser puesto en libertad, va a asistir a una reunión; luego, se avisa al grupo "de afuera" que dicho principiante llegará. Si es factible, un miembro pude ofrecerse para ir a recibir al individuo inmediatamente después de su puesta en libertad.

¿Cómo pueden los grupos de A.A. "de afuera" ayudar a grupos
y miembros en instituciones?

Se trata esta cuestión en detalle en los folletos "A.A. en Prisiones", y "A.A. en los Centros de Tratamiento". Véase también las Guías para Comités de Centro de Tratamiento y de Instituciones Carcelarias y los Libros de Trabajo para Instituciones Carcelarias y de Tratamiento, disponibles en la G.S.O.
Apadrinamiento de servicio
El apadrinamiento en A.A., ya sea para ayudar a un individuo a recuperarse o en el servicio al grupo, es básicamente lo mismo. Se puede definir como un individuo, que ha hecho algún progreso en su recuperación y/o en el desempeño o en el servicio, que comparte con otro que acaba de comenzar su viaje. Ambos tipos de servicio brotan de los aspectos espirituales del programa.
A algunos individuos les puede parecer que tienen más que ofrecer en un campo determinado que en otro. La responsabilidad del padrino de servicio es presentar los varios aspectos del servicio: organizar una reunión; trabajar en un comité; participar en conferencias, etc. Sobre este asunto, es importante que el padrino de servicio ayude a los individuos a entender la diferencia entre atender las necesidades de la Comunidad y satisfacer las necesidades personales de otro miembro del grupo.
El padrino de servicio empieza por animar al miembro a participar activamente en su grupo base, café, literatura, limpieza, asistir a las reuniones de negocios o a las de ínter grupo, etc. El padrino de servicio debe tener presente que no todos los miembros tienen el deseo o la capacidad para moverse más allá de ciertos niveles y, por eso, el padrino de servicio puede ayudar a encontrar tareas adecuadas a los intereses y aptitudes del individuo. Sea cual sea el nivel de servicio que se realice, todos están encaminados hacia el mismo fin - compartir las responsabilidades generales de Alcohólicos Anónimos. Con el tiempo, el padrino de servicio anima al miembro interesado en esta forma de servicio a asistir a las reuniones de distrito y a leer libros sobre la historia y la estructura de Alcohólicos Anónimos. En este punto, el individuo que empieza a realizar esta tarea debe comenzar a entender las responsabilidades del trabajo de servicio, así como a sentir la satisfacción de llevar a cabo otra forma de trabajo de Paso Doce. Se debe animar a estos individuos a tomar parte activa en las actividades del distrito y a considerar ser elegidos para puestos de oficiales suplentes del distrito a fin de enterarse de las responsabilidades de los diversos trabajos en la estructura de servicio.
Es importante que durante este proceso el individuo continúe instruyéndose en los tres Legados - Recuperación, Unidad y Servicio, y que comprenda que el principio de rotación no sólo le permite avanzar en el servicio, sino que además les ofrece a los nuevos miembros el privilegio de servir. La rotación les permite comprender también que nadie debe permanecer en un puesto tanto tiempo como para sentir un interés posesivo y de esta manera desanimar a los recién llegados a participar en el servicio.
Ahora, por medio del conocimiento y la experiencia, el nuevo miembro es consciente de que, después de la sobriedad, el servicio es nuestro más importante producto. Con este conocimiento, el individuo puede compartir su percepción con otros y asegurar el futuro de Alcohólicos Anónimos.

Resumen

La mayoría de los miembros actuales de Alcohólicos Anónimos deben su sobriedad al hecho de que otra persona tomó un interés especial por ellos y estuvo dispuesto a compartir con ellos un don maravilloso.
El apadrinamiento es, sencillamente, otra manera de describir el interés especial y continuo de un miembro experimentado que puede significar tanto para un recién llegado que recurre a A.A. en busca de ayuda.
Los individuos, los grupos no pueden permitirse perder de vista el significado del apadrinamiento, la importancia de tomar interés por un alcohólico perplejo que quiere dejar de beber. La experiencia demuestra claramente que los miembros que sacan mayor provecho del programa de A.A., y los grupos que hacen el mayor trabajo por llevar el mensaje al alcohólico que aún sufre, son aquellos para los cuales el apadrinamiento tiene tanta importancia que no se puede dejar al azar.
Estos miembros y grupos asumen alegremente las responsabilidades del apadrinamiento, las aceptan como oportunidades de enriquecer la experiencia personal en A.A. y de profundizar la satisfacción que da el trabajar con otros.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Agregue su sugerencia